Algunas mujeres tienen PMS por primera vez en la adolescencia o entre los 20 y los 30 años. Otras no lo tienen hasta la década de los 30 años. Los síntomas podrían agravarse al acercarse a los fines de la década de los 30 años y en la década de los 40 años, al acercarse a la perimenopausia.

sndrome premenstrual

 

La mayoría de las mujeres tienen sensibilidad en los pechos, abotagamiento (sensación de estar inflado) y dolores musculares pocos días antes de que empiece su período menstrual. Estos son síntomas premenstruales normales. Sin embargo, cuando afectan su vida diaria, se llaman síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés). El PMS puede afectar tanto el cuerpo como el estado de ánimo. A veces, puede hacerle cambiar la forma de actuar

¿Cuál es la causa del PMS?

El PMS está relacionado con los cambios hormonales que ocurren durante el ciclo menstrual. Los médicos no saben con precisión por qué los síntomas premenstruales son peores en algunas mujeres que en otras. Lo que sí saben es que en muchas mujeres el PMS es hereditario.

No consumir suficiente vitamina B6, calcio o magnesio en los alimentos puede elevar las posibilidades de tener PMS. Los síntomas pueden empeorar cuando tiene mucho estrés en la vida, falta de ejercicio y consume un exceso de cafeína.

Lo que parece ser PMS podría ser causado por otra cosa. Su tratamiento cambiará si sus síntomas no están relacionados con el PMS.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de PMS pueden afectar su cuerpo, su estado de ánimo y su forma de actuar en los días o la semana previos a su periodo menstrual.

Los signos físicos incluyen:

Acné.

Abotagamiento y sensibilidad en los senos.

Antojos de comida.

Falta de energía.

Cólicos.

Dolores de cabeza.

Dolor en la parte baja de la espalda (lumbalgia).

Si usted tiene PMS, también podría:

Sentirse triste, enojada o ansiosa.

Estar menos alerta.

Tener dificultades para concentrarse en sus tareas.

Querer alejarse de familiares y amigos.

Actuar de manera violenta u hostil.

Los síntomas del PMS pueden ser leves o graves. Si sus síntomas son graves, podría tener trastorno disfórico premenstrual (PMDD, por sus siglas en inglés). Pero el PMDD es muy poco frecuente.

¿Cómo se trata?

Es probable que algunos cambios en el estilo de vida la ayuden a sentirse mejor. Coma alimentos saludables, haga bastante ejercicio y tome vitamina B6 y calcio extra. Reduzca el consumo de cafeína, alcohol, chocolate y sal. Si fuma, deje de hacerlo. Para el dolor, pruebe aspirina, ibuprofeno (como Advil o Motril) u otros medicamentos antiinflamatorios.

Es probable que sienta cierto alivio de sus síntomas después de algunos ciclos menstruales. Si esto no sucede, hable con su médico. Su médico puede recetarle un medicamento para muchos problemas relacionados con el PMS, como el abotagamiento.

Existen otros medicamentos que puede tomar para síntomas de PMS más graves. Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés) pueden aliviar los síntomas tanto físicos como emocionales. La mayoría de las mujeres se sienten mejor después de tomar una dosis baja todos los días o solo en los días premenstruales.

Otra opción de tratamiento para los síntomas de moderados a graves es un tipo de píldora anticonceptiva. Ésta se vende como YAZ y Yasmin.